Tú eres la arquitecta de tu vida

¡Fuera los estereotipos!

Ya es hora de decidir que no somos parte de una historia escrita por alguien más. No tenemos por qué caer en el estereotipo perfecto de nuestro género, edad, estado civil, religión, preferencia sexual, profesión o nacionalidad.

¿Cuántas veces hemos oído el clásico, “si no te casaste para cuando tenías 30 ya te quedaste”? O… ¿no estudies mucho porque vas a asustar a cualquier prospecto y te vas a quedar sola”? Aquí les comparto algunos ejemplos de estos mitos y presiones de la vida y cómo combatirlos.

  • Cásate joven, si no, entrarás al club de las quedadas.

Está comprobado que la madurez ayuda a escoger mejor a tu pareja. Siempre y cuando tú decidas que eso es lo que quieres. Recuerda que no necesariamente todas las personas están mejor en pareja. Es tu decisión y de nadie más.

casarte

  • No estudies mucho porque asustarás a los prospectos y jamás te casarás.

¡Equivocación total! Si tú quieres ser una mujer preparada es por ti y para ti, no para conseguir pareja o darle gusto a nadie. Si este es tu caso, a lo largo de tu preparación seguramente estarás rodeada de gente a quien admires y que te admire. Tu vida estará llena de conversaciones inteligentes porque las personas preparadas se atraen. Si se trata de compartir tu vida con alguien, recuerda que lo que nunca se acaba en una relación es la admiración.

Por otro lado considera que los hombres que no quieren a una mujer pensante, preparada e inteligente son hombres que seguramente tampoco están en tu lista de personas con las que quisieras estar.

estudios

  • Reloj Biológico. ¡Rápido a tener hijos, si no se te acaba el tiempo!

Tener hijos es una gran cosa. Es una maravilla que hay que planear con cuidado y madurez porque implica una enorme responsabilidad. Eso es algo que se planea con la pareja en caso de tener una; no es algo que “te toca porque ya es hora”. Se vale decidir no tenerlos. Esta es la decisión más importante que la mujer tiene que tomar. Un hijo no se puede regresar y cambiar por otro, es una responsabilidad que demanda un compromiso de toda una vida que no tiene cláusula de cancelación.

Así que escoge muy bien quién quieres que sea tu socio de vida y quién quieres que sea el ejemplo para tus hijos. La edad ya no es tan determinante como lo era antes, así que puedes pensar si estás lista para ser mamá. Si prefieres tenerlos más grande, ahora hay muchas formas de lograrlo. Con asesoría de médicos especialistas puedes congelar tus óvulos.

reloj biologico

  • Escoge: tu vida profesional o tu realización personal y profesional.

¡Totalmente falso! Por supuesto que se puede balancear la vida. Recuerda que somos famosas por ser multitask”. No digo que sea fácil pero desde luego que es posible. Les voy a platicar sobre algunos consejos que me ayudaron a lograrlo:

    • Siempre digo que en el trabajo se nos exige que demos el 100% como si no tuviéramos familia, y en la casa se nos pide que nos comprometamos a dar el 100% como si no trabajáramos. El problema no es lo que se nos pide, sino lo que aceptamos.

El 100% es un total. Eso quiere decir es que no existe un 200% y cuando cedemos a esa demanda sabemos que vamos a fallar en los dos lados. Al fallar sucede otro problema: nos sentimos culpables… un sentimiento muy común en las mujeres y ¡un gran error!

Es aceptable y humano de pronto no entregar algo a tiempo, fallar en una junta o trabajo, recoger tarde a un hijo o no tener  en casa los materiales para su tarea. Es absolutamente normal, así que el problema no es que a veces fallemos: lo que tenemos que lograr es dar lo mejor de nosotras sin sentirnos culpables de lo que no pudimos lograr.

  • Los hijos imitan lo que ven. Si tus hijos son mujeres, querrán lograr las metas que se pongan. Aprenderán a ser malabaristas para balancear su vida, serán líderes y un ejemplo en su casa. Si son hombres, van a impulsar a su pareja a ser mejor, a lograr sus metas y no serán machistas.

Ser un ejemplo significa tener un proyecto de vida propio. No hay nada peor que vivir a través de la vida de los hijos o vivir por tu pareja. Cada quien debe de tener un proyecto de vida independiente, así se complementarán pero nunca se ahogarán.

vida profesional y familiar

  • Para que te tomen en serio en el mundo laboral debes actuar como hombre.

¡Otra mentira! Hay que vivir con orgullo nuestro género. Es un gran privilegio ser mujer y actuar como mujer. Ésta es nuestra mejor arma; una tan poderosa que sólo nosotras tenemos al ser inteligentes, entronas, firmes en nuestras decisiones, y al mismo tiempo siendo muy femeninas. Esta combinación desarma a cualquiera.

No lo olvides. Nunca debemos ser víctima de nuestro género, ni tratar de ser lo que no somos. Al contrario, ¡es tiempo de conducirnos con orgullo, lucir lo que tenemos y de ser femeninas!

actuar como hombre

  • Por último, la famosa frase. ¡Calladita te ves más bonita!

Primer grave error de esta frase: no nos interesa ser únicamente “bonitas”. Queremos ser triunfadoras, líderes, inteligentes, capaces, y ¿por qué no?, también ser sensibles; una virtud que nos hace únicas. Les aseguro que después de todas estas cualidades, lo “bonita” es totalmente secundario.

Segundo error y el punto más preocupante de este dicho: hay que hablar, hay que dar opiniones e intervenir. No importa si nos equivocamos. ¿Ustedes creen que los hombres no se equivocan? La diferencia es que intervienen una y otra vez y si se equivocan, no pasa nada.

Nosotras intervenimos o damos nuestra opinión sólo cuando estamos 100% seguras de que es la correcta. Esto es un grave error si se trata de una petición laboral o familiar. Pero si la situación es mucho más delicada y la diferencia entre hablar o quedarse callada significa poner alto a alguna persona que está abusando de ti, ya sea física, verbal, psicológica o moralmente, hablar no sólo es importante, es un deber. En cualquier situación de violencia el mejor amigo del delincuente es el silencio de la víctima.

calladita bonita

Ser la arquitecta de tu vida significa estar orgullosa de quien eres, incluso si eso significa que algunas personas no están de acuerdo. Las riendas de tu vida están en tus manos. Es tiempo de que las tomes.

Notas relacionadas:

No existe un solo camino

Reflexiones de una mámá: empoderemos a nuestros hijos

Un divorcio, una mutilación