•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Debemos reconocer que todas nosotras tenemos dos activos principales que no debemos desperdiciar nunca: tiempo y dinero. Muchas veces decimos que tenemos el tiempo para hacer algo pero no el dinero; o viceversa, que tenemos el tiempo para hacer algo pero no contamos con los recursos financieros para hacerlo. ¿Cómo lograr entonces tener dinero?

Primero debemos revisar qué relación tenemos con nuestras finanzas. Por ejemplo, ¿eres de las personas que viven al día y en cuanto llega el dinero se te va? O no estás segura de cuánto dinero entra, pero estás segura de que a fin de mes no te queda nada.

Supongamos que eres como la mayoría de las personas y que cuentas con un ingreso mensual más o menos fijo. En estos casos, mi consejo para ahorrar es que determines un monto fijo que será tu ahorro, lo apartes como si no lo tuvieras y consideres que el dinero restante es lo que tienes para gastar. A esto se le llama el método ALP:  “ApártaLo Primero”. Así evitarás quedarte sin dinero para tu ahorro a final de mes.

ahorro

Después de un tiempo llevando a cabo esta pequeña pero gran labor lograrás tener una cantidad de dinero ahorrado y podrás decidir qué hacer con él. Si ya lo tienes, antes de invertir piensa para cuándo quieres el dinero (plazo), cuánto riesgo puedes aceptar (riesgo-rendimiento) y qué tipo de instrumentos de inversión te interesan.

En cuanto al plazo, considera que si tenías un objetivo que te motivó a ahorrar (comprar algún bien, un viaje, una fiesta) al cabo de un tiempo tendrás los recursos para cumplirlo.  Si tu objetivo es de mayor plazo y quieres continuar con el ahorro puedes acercarte a las instituciones financieras para analizar las propuestas que te ofrecen mayores rendimientos.

En cuanto al riesgo-rendimiento, recuerda que existe una relación entre el rendimiento que es la tasa de interés que recibes por tu dinero, y el riesgo que conlleva esa alternativa.  En palabras sencillas, si pones tu dinero en una alternativa “muy segura”, el rendimiento que tendrás será pequeño.  Si quieres tener más rendimiento tendrás que estar dispuesto a aceptar más riesgo, es decir, a tener inversiones “menos seguras”.

En cuanto a los instrumentos de inversión financiera podemos catalogarlos en dos grandes grupos: renta fija, que se refiere a instrumentos de deuda pública o privada que pueden ser: depósitos a plazos, letras hipotecarias u otros similares; y renta variable, por ejemplo: acciones, bonos de empresa, fondos de inversión, certificados bursátiles nacionales o extranjeros (ADRs) y similares.

Podemos también tener inversiones que no sean en activos financieros, estos son por ejemplo los bienes raíces. Incluso podemos combinar los bienes raíces con instrumentos financieros en una figura llamada “crowdfunding” en la que como inversionista participas con dinero en un proyecto de inversión inmobiliaria y al final obtienes un rendimiento por esta participación.

planning

Como podrás darte cuenta, el principal reto para hablar de ahorro o inversión es organizarte para contar con los recursos necesarios para iniciar, después debes conocer el plazo de la inversión que quieres hacer (corto, mediano o largo plazo), el tipo de inversionista que eres (amante del riesgo que acepta “mucho riesgo” o averso al riesgo que prefiere “poco riesgo”) y finalmente conocer los instrumentos que más se acercan a tus objetivos.

Empecemos entonces por lo más sencillo para más adelante ir viendo a profundidad estas cuestiones. Se VALE conocerte a ti mismo y decidir cómo, cuándo y para qué ahorrar e invertir.

________________________________________________________________________________________________________

Cecilia Fernández es economista del ITAM, con maestría en Administración y especialidad en Dirección General en esta misma institución. Está cursando el programa de Doctorado en Educación por la Universidad de San Luis Potosí. Trabajó durante 10 años en el área de Financiamiento Corporativo de Casa de Bolsa Bancomer, y se desempeña como asesor externo en áreas de Financiamiento y Bursatilización de Activos. Lleva más de 20 años dedicada a la actividad docente, siendo actualmente profesor de asignatura en Universidad Panamericana de materias de economía y finanzas y en la Universidad Anáhuac en sus programas de maestría en línea.

_________________________________________________________________________________________________________

Más notas sobre el tema:

Se vale tener libertad financiera

Buenos hábitos, buenas finanzas