Cómo proyectar liderazgo si eres freelance

Hoy en día nadie se asusta al escuchar que muchos jóvenes, y otros no tan jóvenes, trabajan desde casa. Todo se logra aprovechando la tecnología para hacer que las cosas sucedan. Quizás generaciones como la mía se pregunten: “¿cómo haces para destacar, proyectar liderazgo y asegurarte de que tu trabajo genere un vínculo personal, en un mundo virtual?

Estoy convencida de que crear experiencias en diferentes servicios se trata de cómo haces sentir a otros y que ese es el factor que puede hacer la diferencia para generar lealtad en lo que ofreces.  Si eres joven y estás trabajando de tu casa, ¿cómo te aseguras que esto suceda? Hay algunos tips que me parecen relevantes para que destaques y evites caer en el olvido o en el error.

Si vas a trabajar desde casa primero tienes que trabajar en tu mente. Muchas personas sabrán que hace 7 años empecé mi consultoría desde casa. El típico comentario de muchos que sabían lo que estaba haciendo fue que si ellos trabajaran desde casa, estarían en pants o en pijamas todo el día.  Otro comentario era que seguramente se iban a distraer haciendo quehaceres dentro de la casa y que eso era un obstáculo para que fueran eficientes y cumplieran con sus responsabilidades.

Así que no importa desde dónde trabajes, debes hacerlo bien. Mi sugerencia es que no dejes de hacer lo que harías si tuvieras que ir físicamente a una oficina.

-Date un baño

-Arréglate

-Evita usar pants o pijama que impidan la inspiración mental

-Fija horas de trabajo y evitar ser laxo en el tiempo que le dedicas

Una vez que has trabajado tu mindset y que estés seguro que estás abierto a alcanzar tus metas diarias y responsabilidades, también es importante que te hagas presente para fortalecer tu comunidad.

Como siempre comento. ¿Cómo te encuentran allá afuera si no te haces visible?  Entonces, para proyectar liderazgo es importante comunicarse constantemente con otros, ya sean prospectos, jefes, colegas o clientes.

1. Se proactivo y no esperes a que otros te pregunten cómo vas.  Así es, si cada semana tienes una actividad o tarea esperada, no esperes a que te la pidan. Hazte visible adelantándote y enviando el avance o reporte que demuestre lo que estás haciendo.

2. Llama a tus clientes, colegas o jefes. Ya sea para saludarlos o para buscar verlos. Si estás a distancia, organiza de vez en cuando una video llamada. Esta conexión es importante para que sigas estando en su “top of mind”.

Por el contrario, si estás leyendo esta publicación y tienes a cargo a personas que trabajan de forma virtual para ti, confía en ellos. Dales libertad de hacer. No controles todos sus pasos para que parezca que estás haciendo micro-managing. Fija metas, responsabilidades y da seguimiento; pero no los presiones todos los días pensando que quizá no trabajen igual a distancia que si estuvieran físicamente contigo.

Tu gestión de liderazgo se reflejará en el apoyo y la confianza que le das a tu equipo y la claridad con la que comunicas lo que esperas de ellos. Mientras te entreguen resultados no tienes que checar tarjeta para validar si están cada minuto dedicando tiempo a un proyecto.

María Teresa es el claro ejemplo de quien sabe y puede trabajar de forma virtual. A sus 30 años, es freelance y desde su casa hace muchas tareas para varios jefes.  Ella cuenta cómo en su trabajo debe organizar su día para que, sin importar la hora en que lo haga, entregue lo que le piden. Su compromiso, dedicación al detalle, su disposición y disponibilidad, han hecho que fortalezca su liderazgo y que tenga todo bajo control. María Teresa trabaja virtualmente en Venezuela para varios proyectos y es súper eficiente. Cuando se siente sola sale a la calle, habla con amistades, agarra energía haciendo lo que le gusta: rescatar y cuidar perros sin hogar. Después regresa con toda la energía para seguir entregando con eficiencia. Esto es lo que ella comenta al respecto:

María Teresa

“Trabajar desde casa me hace sentir dueña de mi tiempo, me da un sentido de independencia que valoro mucho. La vida freelance me permite trabajar en lo que me gusta, con distintos clientes, escoger qué proyectos me interesan, establecer mis propios horarios y fechas de entrega y trabajar en función de mi propia asignación de prioridades. Nunca sentí esta libertad de acción en la vida de oficina. Considero que trabajo mucho más desde que estoy en casa, porque organizo mejor mi tiempo. Recuerdo también pasar horas en la oficina postergando alguna tarea que no quería hacer. Eso no existe hoy para mi. Aprovecho cada minuto del día y disfruto lo que hago. Quizás me motiva el hecho de saber que mientras más trabajo, más produzco (a diferencia de un sueldo fijo en una organización)”.

socializar

Ya sea que trabajes virtualmente para muchos o para una empresa, recuerda poner orden tus prioridades y cumplir con tus responsabilidades. Si sientes que es un trabajo muy solitario, busca la forma de conectar con otros, de salir y hacer actividades que te llenen de energía. Trabajar en economías emergentes, puede orillarte a trabajar de casa. Así que cambia tu mindset y busca lo mejor de esta oportunidad.

____________________________________________________________________________________

Si quieres saber más acerca de la autora síguela en:

pagina web: www.alemarroquin.com

FB:  https://www.facebook.com/AleMarroquinComunicacionyPresenciaEjecutiva/

Instagram: @a_marroq

Twitter: @a_marroquin

Linkedin. https://www.linkedin.com/in/alemarroquin/

Notas relacionadas:

Los giggers en busca de sentido