3 claves para estar alineado con tu jefe (aunque no te guste)
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares

Todos sabemos lo importante que es tener una buena relación con tu jefe. Pero a veces sencillamente esto no pasa. Las razones pueden ser muchas y no importa a qué generación pertenezcas, alinear las prioridades de ambos es clave para evitar conflictos innecesarios y seguir creciendo profesionalmente.

En Dalia estamos convencidos de que la flexibilidad y la adaptación, traen mayores beneficios que la lucha de egos que podemos encontrarnos en una oficina. Sabemos que esto es difícil porque los valores personales juegan un papel importante al decidir qué sí quieres y qué no vas a soportar en un ambiente de trabajo.

Para ayudarte en este análisis, te recomendamos considerar los siguientes aspectos:

– Olvídate de las respuestas simples: ante una diferencia de opinión con tu jefe, ve más allá. Los análisis binarios: si me gusta o no me gusta, bueno o malo; a los que estás acostumbrado no van a funcionar. Tienes que retar tu pensamiento para acelerar tu madurez. Toma unos minutos para evaluar no solo las consecuencias inmediatas para ti, también el impacto en el largo plazo para varios actores de la organización. Aunque no estés pensando trabajar un largo tiempo allí, puedes cuidar el bienestar de la empresa en el futuro.

-No eres tu, ¿soy yo?: En ocasiones pensamos que nuestro jefe hace todo mal, pero este  pensamiento no va a cambiar la situación, así que no sirve de nada. Te invito a soltar la predisposición negativa diaria -que además te hace daño- y a considerar que hay buena intención en las acciones de tu jefe y que existen diferencias culturales, generacionales y filosóficas que hacen que él y tú operen diferente.

En este momento puedes pregúntate: si sé que mi sesgo mental ve por default lo que yo sé o responde a lo que estoy acostumbrado, ¿qué es lo que me está faltando ver?, ¿qué más debo tomar en cuenta? Te convertirás en un líder maduro si aprendes a aceptar que no todo lo que está en tu mente es la verdad absoluta.

negociación2

-Aprende a negociar: Sé, por experiencia, que hay situaciones críticas en las que piensas que tus valores no concuerdan con los de tu jefe. Sin embargo antes de tomar la decisión de cambiar de empleo, evalúa si has hecho todo lo posible para estar a la altura de la circunstancia y aprovecha esta oportunidad para incrementar tus habilidades de negociación y manejo de conflictos. Busca entrenamiento formal e informal. El clásico libro Conversaciones Cruciales de Kerry Patterson ofrece una metodología sencilla y reconocida para tener éxito en las conversaciones clave donde hay diferencias de opiniones y emociones intensas.

Los jefes valoran la voluntad de cambio de las nuevas generaciones y la frescura de las nuevas ideas,; sin embargo en las empresas hay muchos años de historia. Se requiere un esfuerzo de todos los involucrados para manejar las emociones y a incertidumbre. Es natural que haya dificultades y desalineación en cualquier tipo de cultura organizacional; no tomes el conflicto como algo personal y serás más libre. ¿No se trata de eso la vida?

Ponte en acción.

______________________________________________________________________

Ingrid Medina es facilitadora del programa Women in Leadership, Manejo de equipos en tiempos de cambio. Ha sido directora de Recursos Humanos en multinacionales y se ha especializado en el manejo del talento, cultura e inclusión y en la asesoría a emprendedores en sus procesos de management y productividad.

Si quieres formar parte de este Programa, inscríbete aquí. 

Si quieres más información, síguela en LinkedIn

Más notas respecto al tema:

Liderazgo incluyente, ¿una moda o una necesidad?

Detrás del jobhopping Millennial