Resultados encuesta: Ser mamá y profesionista sin morir ahogada en café y culpa

Ser mamá y profesionista exitosa sí es posible pero no sucede de la noche a la mañana y requiere de un esfuerzo extra de autoconocimiento y humildad, porque aunque nos esforcemos mucho, es una realidad que el día tiene 24 horas y debemos elegir muy bien, no sólo qué hacer con nuestro tiempo, sino cómo sentirnos con las elecciones que tomamos. En esta entrada les compartimos la primera mitad de los resultados de la encuesta informal que realizamos @MamáenConstrucción y @WomensTalk a 50 mujeres exitosas que nos platicaron su secreto para “Ser mamá y profesionista sin morir ahogada en café y culpa”

Acepta tu realidad y adáptate

Al preguntar cómo había cambiado su vida profesional o su enfoque laboral después de la maternidad, encontramos respuestas cómo: “Di un giro de 180 grados”;  “Tuve que recortar horas de trabajo”; “Cambió radicalmente. Mi familia y hogar se volvieron prioridad”; “Cambió al 200%; pasé de vivir en la oficina a hacer homeoffice”; “Al inicio fue difícil, adaptarme a la rutina del trabajo, pensé en salirme de trabajar, ahora estoy más acoplada, disfruto mi trabajo, aunque me canso más rápido.”  

Definitivamente nadie nos prepara para todos los cambios que enfrentamos en la maternidad; pero lo importante es aprender poco a poco a adaptarse y a aceptar la realidad en la que estamos inmersas. Muchas mujeres planean su maternidad con respecto a sus aspiraciones profesionales; pero muchas otras no sabemos cómo hacerlo y entramos en conflicto cuando se acaba “la incapacidad” y hay que volver al trabajo. El secreto está en tomar decisiones conscientes y aceptar las consecuencias de las mismas.  Es importante recordar que no hay elección sin costo. Si decides ser mamá y seguir con tu vida profesional, será un desafío pero no será imposible. Si decides dejar la vida laboral un tiempo y dedicarte únicamente a la familia, también será difícil acostumbrarte a tu nuevo rol y renunciar a ciertos beneficios como ganar tu propio dinero, ser independiente o ser reconocida en el mundo laboral.

Dialoga y haz acuerdos con tu pareja

Cuando pregunté cómo era el apoyo que recibían de su pareja las respuestas fueron muy variadas. Aquí rescato dos principales temas: El trabajo en equipo y los estereotipos sociales.

Con respecto al trabajo en equipo obtuve respuestas muy inspiradoras: “ Me apoya en los temas de casa. Está siempre presente como papá y esposo. Profesionalmente apoya mis sueños y decisiones” ; “Me apoya en todas mis decisiones y se siente muy orgulloso de mi”;  “Totalmente!, somos un equipo laboral y familiar”.

Sin embargo, también encontré respuestas permeadas por el estereotipo de que la mujer es quien debe hacerse cargo de los hijos simplemente por ser mujer. “Me ha apoyado pero algunas veces siento que no dimensiona el trabajo de mamá fuera y dentro de casa”; “Me apoya siempre que puede y lo hace con gusto… aunque al ser su trabajo el que mantiene y lleva la batuta económica para él es prioridad, así que sólo apoya siempre y cuando no interfiera con su trabajo y yo soy la que tiene que sacrificar, pedir permisos, cancelar eventos laborales , etc. al no tener quien me cuide a mi hijo”.

La clave está en dialogar acerca de valores y prioridades familiares y llegar a un acuerdo. Si entre los dos deciden que uno se dedicará completamente al trabajo y el otro se encargará de la casa y los hijos; no habría porqué entrar en conflicto. O bien, si deciden que ambos trabajarán fuera de casa y dejarán las funciones del hogar a otras personas, también tendrán que aceptarlo y no exigir al otro lo que no fue acordado. Es importante estar conscientes y preparados para enfrentar situaciones inesperadas como cuando un hijo se enferma o ambos deben salir de viaje al mismo tiempo, y contemplar posibles soluciones o planes alternos que no afecten los acuerdos generados. Teniendo un acuerdo de por medio, no caben los reclamos.

Estos son dos de los grandes temas que preocupan a las mamás que han decidido por gusto o por necesidad, continuar con su vida profesional, mientras descubren los tejes y manejes de ser mamá. ¿Cuál ha sido tu experiencia con estos temas? Tienes algún tip que compartir con otras mamás? En la próxima entrega compartiremos con ustedes los últimos findings de este estudio y cuáles son algunas de las estrategias que han encontrado estas 50 mamás para librar los ratos de dudas y ansiedad.